martes, 22 de abril de 2008

Un indulto para el Caballo del Ayuntamiento


El señor alcalde tiene toda la legitimidad del mundo para quitar el caballo del ayuntamiento. Y también para rectificar y concederle un indulto, como a los toros publicitarios.
Cuando se puso el Caballo, lo critiqué. Pero ahora veo que con naturalidad ha llegado a formar parte de la plaza del Carmen.
Si se indulta, puede haber motivos para contentar a todos. Es el Caballo del Tripartito y para los de los tres partidos de aquellos años, será algo nostálgico a la vez que una llamada a la memoria sobre pactos fallidos. Para el equipo de gobierno actual es una oportunidad de consensuar un tema no esencial y evitar un gasto innecesario en época de crisis. El traslado quizá no sea muy caro teniendo en cuenta el presupuesto municipal, pero objetivamente será un dinero considerable.
Ahora, en lo alto del edificio y con dos policías locales de guardia, el caballo se conserva reluciente. Si se coloca en una zona nueva, al alcance de grafiteros y destrozaestatuas, le puede ocurrir como al Carlos V de Derecho, al que los turistas confunden con el manco de Lepanto.
Está en su derecho de quitarlo, pero piénselo ... e indúltelo.

6 comentarios:

AE dijo...

No se la historia del caballo... pero es curioso porque si levanta una pata quien lo monta es por lo menos general. Si no, fíjate en las estatuas de Espartero (con tratamiento de Alteza Serenísima)

Cuenta algo al respecto.

Santiago Chiva de Agustín dijo...

aquí cuenta lo que pasa www.ideal.es/granada/20080420/granada/alcalde-quitara-caballo-para-20080420.html

JOSÉ dijo...

No sé si será cierto esto, pero creo que cuando un caballo está con las cuatro patas al suelo es porque el jinete murió de muerte natural, cuando tiene dos patas levantadas es porque murió en el campo de batalla y si está con una pierna levantada es porque murió de las heridas hechas después de una batalla.

Esperemos que lo indulten

saludos

AE dijo...

No conocía esta interpretación. Sabía la de la graduación del jinete.

¡Lo que se aprende leyendo!

Anónimo dijo...

Que lo maten.

Luis Aparicio

Anónimo dijo...

No se puede matar un objeto de metal. ¿O quieres que maten al alcalde?