jueves, 3 de diciembre de 2020

CADA UNO ES INSUSTITUIBLE Y NADIE PUEDE QUEDARSE ATRÁS

CADA UNO ES INSUSTITUIBLE Y NADIE PUEDE QUEDARSE ATRÁS (Discurso de Navidad de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, 2 diciembre 2020) “La Navidad y el Belén celebran el nacimiento de Jesús de Nazaret. Con el nacimiento de Cristo medimos los siglos y se funda nuestra civilización. Dios se hizo hombre. Por eso desde el cristianismo, nuestra cultura, celebramos el hecho mismo de ser humanos. Esto nos recuerda que necesitar y necesitarnos nos hace verdaderamente humanos en el mundo, que en otros tiempos era Cristiandad y hoy llamamos Occidente, a diferencia de las sociedades colectivistas, cada uno es insustituible y nadie puede quedarse atrás. Al tiempo que celebramos en nacimiento de Cristo, celebramos la Epifanía, la tradicional fiesta de los Reyes Magos que simboliza la manifestación de Dios a todos los pueblos de la tierra, a todas las razas: orientales, blancos y negros. El cristianismo se hace así, nada más nacer, católico, que significa universal. Por eso España siempre ha sido un pueblo universal, integrador, promovía el mestizaje en América, trataba al otro, al diferente, y lo hacía como persona. Ser católico es la antítesis de ser racista o insolidario. Además es la celebración de la familia y de la infancia, todos, pilares de nuestra civilización occidental, se tenga o no se tenga fe. Porque sobre los Evangelios, la Cultura griega, y el Derecho romano se funda nuestra cultura, nuestras formas políticas, nuestra visión del mundo. Esa forma de vida occidental universal es lo que representa la Navidad, para creyentes y no creyentes. Un pueblo que olvida sus raíces espirituales y filosóficas no solo se aniquila a sí mismo sino que priva al mundo de la forma de verlo” Vídeo de 5 minutos a partir del 2:55 en adelante: Aquí un artículo comentando el discurso. Uno de los pocos que lo hace; los demás simplemente lo omiten.

2 comentarios:

M.A. dijo...

Santiago, qué alegría ¡cuánto tiempo sin publicar!
Muchas gracias porque sigas escribiendo.
Un abrazo

Alfonso Saborido dijo...

Ojalá que muchos católicos que presumen públicamente de serlo, comprendan que no puede ser ser católico y racista y xenófobo a la vez. Yo me pregunto si ellos han leído el mismo evangelio que yo, porque es que no lo entiendo. Uno dentro del catolicismo puede ver las cosas de distintas maneras porque como has dicho, el catolicismo es universal, pero es que hay cosas tan claras tan claras, como la solidaridad y ver en el prójimo a Jesuús, que de verdad no lo entiendo. Me alegro de que vuelva a escribir. Feliz adviento en estos tiempos duros.