domingo, 27 de diciembre de 2009

Aprender a querer


A todo se aprende, también a querer. Hace tiempo quería subir algunos cortes de una película y el respiro de la Navidad, la fiesta de hoy me lo brindan. Además, aunque ya la tenía, un pariente nos lo ha regalado por Navidad a todos sus familares cercanos. La película es Prueba de Fuego y cuenta la historia de Caleb y Catherine. Él es un joven bombero que, tras una valiente acción se convierte en un héroe para la ciudad. Ella trabaja de relaciones públicas de un hospital. Pasan por una grave crisis matrimonial que parece llevar irremediablemente al divorcio. En estos videos se recogen escenas sobre los consejos que el padre del protagonista le da a Caleb para salvar su matrimonio y cómo éste los pone en práctica, ejercitando la paciencia, con humildad.

El film tuvo un sorprendente éxito, señal de que toca un tema que interesa, en una época en que muchos matrimonios fracasan: con un presupuesto de medio millón de dólares, se puso en su primera semana en el 4º puesto de películas más vistas en USA recaudando 6,5 millones, Está producida por Sherwood Pictures, una pequeña compañía ligada a la Iglesia Baptista de Sherwood en Albany (Georgia), aunque su mensaje es netamente cristiano, compartido perfectamente por católicos u ortodoxos

Una de las cosas interesantes que se concluyen al ver Prueba de Fuego es que quererse es un aprendizaje del que no se puede abdicar. Como en una carrera, puede haber suspensos, absentismo, malas temporadas, etc., pero no se puede tirar la toalla sin consecuencias lamentables. Una virtud refleja bien el amor en esta película es la paciencia. Frente a las prisas por acabar con las crisis con medidas como el llamado divorcio express, saber esperar permite actuar al Señor de la Historia ("suyo es el tiempo y la eternidad", recuerda la liturgia de la Iglesia). Otra lección esencial en este aprendizaje, consecuencia del anterior es el perdón, algo que nos asemeja especialmente a Dios. Y por último lugar, unida a las dos virtudes, la naturalidad: tener paciencia y perdonar, como quién hace lo que toca sin ponerse medallas, sin victimismos y con alegría. Hasta a "ser naturales" aprenden Catherine y Caleb en Prueba de Fuego.

Que tengáis un feliz día de la Sagrada Familia...

No hay comentarios: