martes, 12 de febrero de 2008

Defender la alegría de la familia, con coste cero.


En esta precampaña electoral se habla poco de la llamada ley del divorcio exprés. Y sin embargo es un tema que ha provocado un fuerte aumento de rupturas matrimoniales, que afecta cada año a medio millón de españoles, muchos de ellos menores, y que, según los sociólogos, tiene bastante que ver con la felicidad de las personas.

Antes de esa reforma, la ley preveía un plazo de reflexión, para intentar arreglar las desavenencias del matrimonio. La nueva ley, pesimista, no confía en esa posibilidad y lo quita. No deja abierta puerta alguna a la esperanza, a la posibilidad de que con un poco de tiempo, de mediación, una crisis familiar pueda tener remedio.

Salvo en esta España de los “nuevos derechos”, en ningún país de nuestro entorno se admite "la voluntad unilateral de uno de los esposos sin la concurrencia de causa alguna o sin un plazo de reflexión durante el cual se madure la decisión de poner fin al vínculo matrimonial", como dijo en su momento el informe del Consejo General del Poder Judicial. Es evidente que los demás países valoran más positivamente que nuestro gobierno la estabilidad matrimonial.

La vicepresidenta, al presentar la ley hablaba de que quería un divorcio sin culpables. Si dice eso es porque no ha hablado con un número suficiente de divorciados o porque los que conoce piensan como ella. Sería interesante que los políticos bajaran un poco a la arena. También se dijo que se intentaba agilizar para evitar hacer sufrir. Pero después del divorcio pocos ex cónyuges llegan a esa Arcadia feliz a la que a toda prisa quiere llevarles el gobierno.

Para defender la alegría de las familias, ayúdenlas a superar las crisis. El coste es prácticamente cero. Si no, los 2.500 euros del cheque bebé o la devolución de los 400 euros pueden saber amargos.

Publicado en Análisis Digital

Publicado en Diario Siglo XXI

3 comentarios:

danieldios86 dijo...

Hombre se supone que cuando una pareja decide divorciarse es porque ya lo ha meditado bastante y se ha dado suficientes oportunidades para volver a estar junta...

Gregorio dijo...

En épocas pasadas, sin divorcio legal las parejas se separaban también, pero de mala manera, luego si querían volver a formar pareja, si tenian dinero se iban a casar a Londres y si no tenían dinero pues simplemente formaban pareja de hecho. La ley de divorcio lo que hace es regularizar estas situaciones. Existe la ley de divorcio en todo el mundo civilizado. Decir que se rompen las familias por culpa del divorcio, es faltar a la verdad. El divorcio lo que hace es arreglarle la situación a una familia que ya estaba rota.

Javier Cercas Rueda dijo...

Te he dado el premio "Este no es un mal blog".